viernes, 10 de julio de 2015

Robot rana salta hacia la exploración espacial (Video)





Hasta el momento ya hemos tenido una variedad de robots que van desde el que parece un humano, el que parece algo como un pequeño perro, robots músicos, y extraños robots de limpieza, pero hasta el momento no habíamos tenido ninguno que se pareciera a una rana, o uno que por lo menos brincara como una. Utilizando impresoras 3D, robotistas del Wyss Institute for Biologically Inspired Engineering, en Harvard, han diseñado una figura mecánica de tres patas con exteriores suaves y un interior rígido que es más durable, aseguran, y adaptable que la variedad estrictamente rígida que ya conocemos. Y que además da saltos. 



Dentro del núcleo del robot una pequeña explosión le da poder a cada uno de los saltos. A pesar de que intuitivamente un robot a base de explosiones no podría sonar muy seguro, el suave cuerpo del robot y el sistema basado en combustión es actualmente mucho más seguro que el cuerpo rígido de los robots tradicionales. Oxígeno y butano hacen combustión para darle el levantón que requiere cada vez, sin ninguna ayuda exterior el robot de sus saltos, y aterriza igualmente por sí mismo amortiguando la caída gracias a su suave exterior, como se ve en el video. 


La combinación de diferentes materiales también ofrece más control en la dirección gracias patas inflables que pueden usarse para dirigir hasta cierto punto hacia dónde es que el robot va a brincar. Una vez que el robot es encendido la programación se encarga del resto y opera sin ningún tipo de asistencia por parte de un humano. Los investigadores señalaron que imprimir un solo robot comprende el uso de múltiples materiales lo cual atrae diferentes ventajas sobre la tradicional construcción de los cuerpos robóticos, abriendo una puerta a aún más novedosas e intrincadas maneras de diseño en la construcción de dichos materiales. Intentando ver alguna aplicación práctica al respecto, podemos ver que este tipo de robots podrían realizar algunas tareas en las que los humanos no podrían o preferirían no estar presentes, tales como maniobrar lugares de desastre, o la exploración de terreno desconocido y agreste como el de la Luna o algún otro planeta tal como Marte. La resistencia y movilidad del robot puede ser igualmente una gran ventaja. Además en baja gravedad como podemos imaginar cada salto de este pequeño robot se vería intensamente multiplicado.





Vía:  http://wyss.harvard.edu/ y AAA Science


No hay comentarios.:

Publicar un comentario